0 productos
Total: 0.00 €
IVA y envío incluidos
CENTRO DE ESTÉTICA Y SALUD
>> Iniciar sesión
 
Carrito de la compra
No ha seleccionado ningún producto.
 
C/ Candilejo, 4 41004 SEVILLA Tlf: 954 22 64 82
PRÓXIMO EVENTO:  

No hay eventos programados.

Blog DMC!

ÁCIDO GLICÓLICO


  • Compartir
8 Octubre 2014 

El secreto de la piel de porcelana

El ácido glicólico es el principio activo más común en regeneradores cutáneos y en productos específicos para la hiperpigmentación. En concentraciones más bajas, es un producto todoterreno: matiza manchas, líneas de expresión, marcas de acné, regula la producción de grasa de la piel y aporta luminosidad. Además, tras su uso, la piel luce más fina, suave y con los poros menos dilatados.
ÁCIDO GLICÓLICO
 

¿Qué es?

El ácido glicólico, AHA, es un alfa hidroxiácido perteneciente a los ácidos no tóxicos  y que se absorben a nivel sistémico. Es de origen natural, se obtiene principalmente de algunas frutas y  dela caña de azúcar, entre otros.

 

Su cadena molecular corta, con dos átomos de carbono,  le permite penetrar en la piel más rápidamente a estratos más profundos. Esto consigue una progresiva exfoliación y adelgazamiento de la capa córnea de la epidermis.

 

El AHA actúa en las capas más superficiales de la piel y elimina las células muertas,  lo que permite la regeneración celular y el incremento de la hidratación cutánea, permitiendo que otros componentes hidratantes y humectantes penetren en la piel con mayor facilidad. Además, AUMENTA el espesor de la dermis.

 

El AHA, como activo, se presenta de forma incolora, inodora, y sólida, en cristales higroscópicos fácilmente solubles en agua.

 

Usos

Principalmente su uso es dermocosmética. En altas concentraciones (más del 30%), se utiliza como alternativa a la cirugía, para desvanecer  en cualquier sección de la piel arrugas, estrías, cicatrices y disminuir marcas de acné. En estos casos, siempre bajo supervisión médica. Es un exfoliante químico, que actúa en las capas más superficiales de la piel y elimina las células muertas.

 

El ácido glicólico es el principio activo más común en regeneradores cutáneos y en productos específicos para la hiperpigmentación. En concentraciones más bajas, es un producto todoterreno: matiza manchas, líneas de expresión, marcas de acné, regula la producción de grasa de la piel y aporta luminosidad. Además, tras su uso, la piel luce más fina, suave y con  los poros menos dilatados.

 

Existen múltiples productos en el mercado con concentración variable de AHA. Lo común es 8%, 10% y 15%, aunque puntualmente hay productos con la concentración más alta permitida en cosmética, el 20%. En las primeras aplicaciones, se nota un cierto “cosquilleo” tras su aplicación. Por eso, conviene utilizar productos con baja concentración al menos durante 1 mes hasta que la piel se adapte y ser precavidas si tenemos la piel sensible. 

 

Existen en el mercado muchos productos con ácido glicólico, pero desde Dermochic! no queremos dejaos de hablar de la línea Aglicolic de SESDERMA.

 

Liposomal Serum Acglicolic de SESDERMA 30 ml (34,15 euros). Tiene una concentración del 6% de ácido glicólico obtenido de la caña de azúcar, por lo que está recomendado para cualquier tipo de piel, incluso las más sensibles.

 

Además puede usarse incluso en verano por la noche, como hidratante. En este caso, hay que exponerse a la luz con un fotoprotector al menos de spf30. Su fórmula liposomada permite que el ácido penetre mejor en la piel y su eficacia sea mayor. Compaginado con un despigmentante, ayuda a tratar las manchas a un nivel más profundo de lo que podría hacer un crema. Además, en su composición también tiene vitamina C+E (antioxidantes que ayudan a prevenir el fotoenvejecimiento), células madres de Cardo de mar, eryngium Maritium, (mejoran la firmeza de la piel), ácido hialurónico (molécula de gran poder hidratante que se refuerza al combinarla con el uso del ácido glicólico), extracto de soja, ceramidas y ácidos boswélicos (que aportan una acción calmante que contrarresta la sensación que provoca la exfoliación del AHA).

 

La durabilidad del producto está asegurada, ya que se necesita muy poco para todo el rostro, con 4 gotas es suficiente. Aplicar el producto en el centro de la palma de la mano sobre la piel limpia y seca. Repartir por el rostro y cuello con movimientos suaves, largos y ligeramente, hasta la absorción total del producto. En las pieles normales y mixtas debe usarse como único paso de noche y en las pieles secas hay que hidratarlas después con crema.

 

Cremas aglicolic 15%: Además,  SESDERMA tiene una línea de cremas para uso diario con un 15% de concentración de ácido glicólico adaptadas a cada tipo de piel. Estas cremas de uso diario y continuado proporcionan una piel perfecta, sin asperezas,  y con el aspecto luminoso de la porcelana. Usar mejor de noche y siempre  tras su uso utilizar protector solar.

 


Para pieles muy secas, Acglicolic Classic crema nutritiva / 20 (46€) con un 15% de concentración de ácido glicólico y el aporte de aceite de joroba, que  nutre las pieles más ásperas.  Para las pieles secas, Aglicolic Classic crema hidratante /20 (46€). En textura crema, gel Acglicolic Classic Crema Gel Hidratante (46€) indicado para pieles mixtas y Acglicolic Classic Gel (46€), para pieles grasas.
 


Para un efecto fllash, Acglicolic 20 Ampollas (5 ampollas a 29,90 €) con un 15% de concentración de ácido glicólico. Proporciona un efecto lifting con su uso una vez por semana.

 

Precauciones

Limpiar bien la piel antes de su aplicación, no dejar restos de jabón ni otro producto, ya que podría reaccionar el ácido. Tras la limpieza, dejar pasar un tiempo antes de aplicar el AHA.

 

Las pieles sensibles deben tener precaución con el uso de Ácido glicólico, ya que puede producir irritaciones. En ocasiones, se producen reacciones alérgicas, por lo que aunque la piel tenga una buena tolerancia, conviene usarlo siempre en concentraciones bajas, sobre todo al comienzo.

 

Cuidado con el sol. Es recomendable tratarse en los meses en lo que los rayos solares son menos incisivos (de octubre a marzo). No exponerse a los rayos tras su aplicación, (mejor aplicar de noche) y utilizar una crema fotoprotectora durante el tratamiento.

 

Mientras se realiza este tratamiento hay que evitar otros productos con ácido (en las siguientes 24 horas), ya que podrían producirse incompatibilidades.